¿Qué idioma utiliza la medicina?

El latín y el griego son las lenguas clásicas por excelencia y, si eres de los que piensas que ya no se utilizan en la actualidad, no estás en lo cierto.

Es en el campo médico-científico donde podemos encontrar un diccionario que, casi en su totalidad, procede tanto del latín como del griego clásico. La misma palabra medicina tiene su raíz en el verbo medeor que significa curar, sanar o remediar.

Estamos muy acostumbrados a utilizar el sufijo –itis que en griego significa inflamación: apendicitis (de appendix, palabra de origen latino), pancreatitis (palabra compuesta por dos términos griegos: pan que significa todo y kreas que significa carne).

En otros casos, los términos se forman a partir de una raíz latina y un sufijo de origen griego como halitosis (del latín halitus ‘aliento’ y del griego –sis ‘estado irregular’, ‘enfermedad’), estenosis (del latín stenosis ‘estrechamiento’);  o al contrario: palabras griegas que se unen a sufijos latinos como la palabra endometrio, un neologismo del XIX compuesto por dos palabras griegas: endo (dentro) y metra (matriz), con el sufijo latín de pertenencia –io.

En medicina nos encontramos también con muchos aforismos que tienen clara procedencia latina: ubi pus, ibi evacua. Otra expresión que hoy sigue en pleno auge de las llamadas medicinas alternativas es vis medicatrix naturae (el poder curativo de la naturaleza) o, quizás la más conocida, medice, cura teipsum (médico, cúrate a ti mismo)

Una de las especializaciones médicas que más términos latinos utiliza es la medicina forense: mortis causa (a causa de la muerte), pallor mortis para indicar la palidez cadavérica o, cuando se quiere mencionar el estado de rigidez de los músculos de un cadáver, se utiliza el términorigor mortis (del latín rigor ‘rigidez’)

 

En conclusión, el latín y el griego, lejos de ser “lenguas muertas” singuen siendo lenguas clásicas muy vivas y en constante evolución, que siguen siendo estudiadas y empleadas en varios sectores.

¡Comparte!