Desesperante gramática…

Una de las asignaturas que todo traductor debe tener aprobadísima es la ortografía. Para eso recurrimos sin cesar a páginas como la de la RAE, el Instituto Cervantes, FundéuBBVA, etc.

Son muchas las dudas gramaticales con las que podemos toparnos al traducir, por ejemplo, el uso del prefijo “des” frente al prefijo “de”. En castellano hay cerca de 66.000 palabras que empiezan por el prefijo “des” que, dicho sea de paso, es un prefijo de origen latino que significa: negación, como en desnucar; exceso, como en deslenguado; o fuera de, como en desplazado.

Pero a veces ese prefijo pierde su s, por ejemplo, en las palabras decodificador, demodulador, decapitar, degollar, decolorar, decapar, defoliar, deforestar, deformar, degradar, demoler y un largo etc.

Cuando nos asalta la duda, si es que nos asalta, no basta con consultar un diccionario, ya que si acudes a la RAE es posible que te encuentres con la sorpresa de que algunas palabras como descodificar se admiten de ambas formas, con s y sin ella. Aunque una técnica habitual es atenerse a los índices de popularidad, el término sin s tiene muchos más seguidores, y es que para los términos tecnológicos que provienen del inglés o del francés parece que lo más aceptado es traducirlos con el prefijo “de”.  Este es el caso de la palabra “demodular” y sus derivados. Si consultamos la RAE vemos que “desmodular” no existe.

En organismos especializados como la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) se usan exclusivamente las formas con “de-“ (demultiplexación, deconstrucción, etc.) para traducir los términos equivalentes en inglés o francés; pero nunca está de más, antes de dejarse llevar por el idioma original, comprobar qué dicen los diccionarios.

 

 

Redactado por: Isabel Buezo (Responsable de traducción jurídica y de traducción de informática y tecnología en MonteroTraducciones)

Imagen: Inteligencia Narrativa

¡Comparte!