La empatía es una de las competencias básicas en el aprendizaje de la medicina, ya que una mejor relación médico-paciente no solo mejora la competencia profesional sino que también alivia el estrés del paciente. Algunos estudios en el ámbito anglosajón muestran una disminución de la empatía durante el aprendizaje de la medicina. Probablemente durante los años de estudio, pre y posgrado, los futuros médicos centran todos sus esfuerzos en el aprendizaje dejando de lado otros aspectos.

Una vez entrados en el mundo laboral, los recién licenciados se encuentran algo perdidos y se dan cuenta de que la realidad de los pacientes difiere de lo que han aprendido en los libros de texto.

Prestigiosas publicaciones, como la revista científica JAMA, han insistido en los últimos años en el interés del empleo de los cómics para mejorar la relación médico-paciente. Una revisión del año 2010 publicada en el British Medical Journal por Green y Myers proporcionaba algunos ejemplos de su empleo para informar sobre enfermedades como el cáncer y sobre su aplicación en la enseñanza de estudiantes de ciencias de la salud.

Aunque todavía es una herramienta prácticamente desconocida en nuestro país, el uso de novelas gráficas y cómics en el mundo sanitario es algo que permite enfocar desde un nuevo prisma los temas más complicados. Por este motivo, nos ha parecido muy interesante la reseña encontrada en Panacea, la revista médica de Tremédica (Asociación internacional de traductores y redactores de medicina y ciencias afines) que nos recomienda la lectura del libro: El cómic como recurso didáctico en los estudios de Medicina, escrito por Mª Blanca Mayor Serrano.

Siguiendo este enlace se podrá descargar el documento completo.

¡Comparte!